Lorem ipsum

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipisicing elit.

 

¿ Por qué las habilidades que tiene una persona deberían valer mas que lo que dice su pasaporte?

Martes, 05 de Abril de 2016
KAROLI HINDRIKS- Jobbatical
Nací en 1983 en Estonia, un país que fue ocupado por la Unión Soviética. Aislado del mundo exterior y con fuertes limitaciones internas, nos sentíamos presos. Nuestro lugar de nacimiento definia nuestro futuro y limitaba nuestros horizontes. Tras ir creciendo, había algo que podríamos tener seguro… Y es que tener nuestros propios sueños nos metería en problemas.

¡Pasaron 30 años y el mundo se transformó completamente!
La cortina de hierro se ha levantado mientras que la clase media se empieza a expandir globalmente. En cuanto a Estonia, hoy en día es un país próspero  con un ecosistema tecnológico vibrante, donde los niños no sólo pueden soñar en grande, sino vivir esos sueños y hacerlos realidad, especialmente si desarrollan habilidades en tecnologías de la información y comunicación.

Ahora estamos en el comienzo de una nueva era donde tales habilidades no son sólo portátiles, sino que se determinan como una “MONEDA GLOBAL”. Las aptitudes desarrolladas se convierten rápidamente en resultados. La generación Y empieza a observar el mundo laboral con una mente mas abierta y con menos fronteras, tanto así que desean trabajar en el extranjero y adquirir nuevos retos y experiencias. Una encuesta de PwC encontró que el 71% de los Millennials desearía trabajar fuera de su país. Pero cuidado! Porque no es sólo esta generación quien tiene este deseo. El Boston Consulting Group reveló que el 64% de las mas de 200.000 personas encuestadas ( en 189 países y diferentes grupos de edad), estarían dispuestos para ir a trabajar a otro lugar.  Ahora podemos deducir que esta creciente pasión por viajar de las personas estaría perfectamente alineada con las crecientes dificultades que tienen algunos países con encontrar personas que posean  extraordinarias habilidades para ingresar a las compañías. En Japón, de acuerdo con la encuesta de escasez de talentos de Manpower, 83 % de las compañías luchan por llenar sus vacantes. En países como Irlanda, Holanda y Mata, casi el 50 % de empleadores en sector TICs reportó dificultades para cubrir las vacantes, lo cual demuestra que el vació en las habilidades que requieren los talentos es una problemática global.

Sin embargo, aunque estas tendencias parecen estar perfectamente alineadas, en realidad no lo están.
 
A pesar de las habilidades desbordantes que poseen muchas personas en el mundo y la viabilidad que se tendría hoy por hoy trabajar en cualquier parte del mundo, la capacidad de “exportar” este talento depende en gran medida de la suerte que se pueda tener con el pasaporte que se tiene.

En primera vista, el mundo parece un lugar mas abierto y amistoso. Y par a muchos seguro que sí lo es. Pero al profundizar, se descubre que todavía hay barreras invisibles que restringen la circulación de personas, los que tienen “el pasaporte equivocado”
 
Tomemos el caso de Nour, un desarrollador de Software iOS, el cual conocí en Malasia recientemente. Yo pensaría que Nour tiene un futuro brillante por delante de él; No sólo es genial en su trabajo, pues posee todas las habilidades necesarias para obtener unos de los 10 vacantes mas difíciles de encontrar en el mundo. Pero sus dificultades no tienen nada que ver con su capacidad. Más bien, radica en que su pasaporte Sirio está clasificado entre los peores para viajar por el mundo, por lo que a pesar de las grandes habilidades que posee, su talento y posibilidades se encuentran restringidas para los muy pocos países que aceptarían el ingreso de un pasaporte Sirio.

Enrico Moretti, economista y autor de “ The New Geography of Jobs”,  explicó el efecto multiplicador de puestas de trabajo de alta tecnología. Según él, cuando una compañía de alta tecnología contrata a una persona, otros cinco puestos esperan por éste.
 
En otras palabras, no importa que Nour podría ser un gran aliado de un equipo tecnológico en su país donde se pueda construir una idea global y crear cientos de empleos en una comunidad global, cuando él pasa a ser portador de los documentos equivocados!
 
Creo apasionadamente que es hora de que la época  en la que prevalece el pasaporte sobre las habilidades debe llegar a su fin. Necesitamos un mundo donde fluyan sus fronteras( y seguro, lógicamente), donde las personas que tienen habilidades y quieren contribuir a la transformación puedan viajar y trabajar en el lugar que deseen.
 
¡Nada menos que el desarrollo económico mundial está en juego!

 En una economía altamente globalizada y conectada como la de hoy, las habilidades son el nuevo pasaporte, y los países mas abiertos al talento excepcional, sin importan de donde vengan, serán los que se perfilarán hacia el verdadero éxito.
  





 
 

Chatea con nosotros